La Historia de Dov

La Historia de Dov

Dov, quien es el Moderador en Jefe de nuestro foro en la actualidad, dirige un grupo de '12 Pasos' virtual y una conferencia telefónica. Lleva 14 años de sobriedad.

Cuando por primera vez encontró nuestra red, envió su historia y compartió su experiencia, con cuya lectura todos podemos ganar:

“Durante muchos años, había pensado que yo no era más que un hombre ʽmaloʼ, que en el mejor de los casos Hashem sentía lástima de mí, y que en el peor de los casos me despreciaba. La verdad es que yo estaba cometiendo pecados graves, y fracasaba tremendamente como sirviente de D'os. Sabía que la vida no tenía que ser así, pero de alguna forma siempre me complicaba y seguía mis impulsos. Como resultado yo no creía ser muy apto para servir a Hashem. Ese estado siguió durante más de diez años.”

“Luego me casé y aquello empeoró durante otros diez años. Fui a varios terapeutas, generalmente con el pretexto de tener ʽdificultades en el matrimonioʼ. El problema real era que llevaba una doble vida y eso me enloquecía. Algunos fueron de poca ayuda y algunos otros empeoraron las cosas. Incluso llamé a Rab Twerski (en 1991 o ’92), quien me dijo exactamente lo que ustedes informan en el website: que yo probablemente necesitaba un grupo de 12 Pasos. Pero no pude hacerlo, porque temí que mi esposa lo descubriera (¡¡no podía ocultar las reuniones semanales!!). Además temí que el complicado proceso de recuperación me limitara. Así que me resigné a pensar que lo mejor que podía esperar era a morir de viejo llevándome a la tumba un enorme y horrible secreto.”

“Unos seis años más tarde, finalmente ʽtoqué fondoʼ. Entendí que estaba cada vez peor, nunca mejor, y que si llegaba a dar otro ʽmal pasoʼ -lo que sentía que seguramente ocurriría, tendría que abandonarlo todo, a mi familia, mi auto-respeto, a mi comunidad, a la Torá y a los preceptos, e incluso renunciar a cualquier contacto con Hashem… En resumen, ¡todo lo que me definía a mí y a mi vida, estaba en juego!”

“No veía ninguna salida. Estaba aterrado. Lo había estado muchas veces antes (en general cuando me ʽatacabaʼ o temía que esto ocurriera), pero esta vez era diferente. Sabía que no tenía nada que ver con que alguien ʽme pescaraʼ. Incluso cuando estaba sólo, nada más que conmigo mismo, la vida se me había hecho insoportable.”

La semana siguiente a tocar fondo fui con una terapeuta y le conté mi historia. Me aconsejó ir a las reuniones cómo las sugeridas por Rab Twerski. Sin tener otra alternativa lo hice, y después de llevar a cabo el primer Paso (admitir la impotencia) y de compartir con los demás mi pasado, vi con claridad que estaba muy enfermo. He estado asistiendo a esos encuentros desde entonces. He sido ayudado, directa e indirectamente, por Hashem –al que hoy conozco como mi Mejor Amigo-, a estar sobrio hasta este momento. Mi rezo y mi estudio se enfriaron durante un período de unos tres años después de que pasé a estar sobrio, pero con mucha ayuda y varios años de paciencia también lo superé. Mi matrimonio, mi vida en general, mi rezo y mi estudio, están mejor de lo que alguna vez me pude haber imaginado. A menudo soy consciente, en alguna medida, de que realmente vivo con Hashem en forma placentera.

“Por supuesto todavía tengo muchos problemas, y subidas y bajadas no tan grandes como antes, pero siempre brilla la luz de la esperanza que me lleva a sentir que todo va a estar bien.”

“Mi punto es: el enfoque tradicional de Alcohólicos Anónimos salvó mi vida. Con esto quiero decir: el mensaje de AA, de que padezco un desorden mental tal como lo es una adicción (al deseo sexual), de un estado de desconexión espiritual de Hashem y de la gente y de una sensibilidad física enorme (al mismo deseo), que tarde o temprano podrían matarme. El deseo sexual inmoral, en la forma que sea, vuelve mi vida completamente insoportable, y a mí en un inútil para los demás. Muchos otros parecen encontrar posible hacer uso de ese deseo sin tanto sufrimiento como yo. Para ellos es sólo una ʽdebilidad moralʼ, mientras que para mí es una espiral cuesta abajo que conduce a la locura y al derrumbe, tal como el alcohol al alcohólico.”

“En mi caso enfocar la lucha como si ésta tuviera que ver con mi normal Yetzer Hará fue un fracaso desde el principio. Simplemente hizo que realizara un esfuerzo mayor y usara trucos que nunca funcionaron. El mensaje de AA (empleado por el grupo al que asistí), no tuvo relación con nada de eso. Se refirió a una cuestión totalmente distinta: a aceptar el hecho de yo soy diferente a los no-adictos, y también aceptar que no soy una mala persona que debe ser buena, sino una persona enferma que debe curarse con ayuda de Hashem.”

“Tuve que aceptar que esta enfermedad me había consumido, como pueden hacerlo el cáncer o la diabetes. Tú no luchas contra una enfermedad, recibes el tratamiento de acuerdo a ella. Muchísima gente no lo hace, y como resultado mueren. La ʽTeshubáʼ  común no mejoró el estado en el que me encontraba, porque no fue diseñada para personas enfermas mentalmente.”

“Primero necesité aprender a ser honesto conmigo y con los demás. Me llevó cerca de un año y medio de llamadas frecuentes en el marco del programa, encuentros constantes, trabajar con mi mentor y los 12 Pasos. Y aún así mi recuperación fue todo un milagro. De la misma forma que Hashem cura a los enfermos de cáncer y de otras enfermedades, yo debí hacer mi parte, y Él hizo la suya por mí. Y continúa haciéndola cada día, porque si no fuera así, creo que buscaría mi adicción y seguiría destruyendo mi vida, si comenzara a sentirme lo suficientemente mal con la vida. Llevar a la práctica los Pasos cada día me mantiene a gusto y sano (¡por lo menos hasta hoy!).”

“Creo que hay personas, en especial quienes se sienten fuertes como para vencer al Yetzer Hará por sí mismas y que ven en ese logro una gran santificación del Nombre de Hashem, o quienes sienten que encontrarán la respuesta en la Torá si tan sólo buscan bien, a las que no les será fácil aceptar mi enfoque. Pero dudo que utilizaran la Torá para curar cualquier otra enfermedad. A mí me resultó dañino combinar Musar con ʽ12 Pasos’.”

“Sí, yo se que el uso del ʽdeseo sexualʼ, y el ʽacto’ al que arrastra, no son como el alcohol, porque los primeros son pecados serios, mientras que el consumo del alcohol en sí, no lo es. Pero si hubiera separado toda otra consideración del tema, hoy seguiría en el mismo estado en que estuve veinte años, es decir, continuaría buscando respuestas con lentes rotos.”

“Los 12 Pasos, según los entiendo yo, se ocupan de ʽrecomponer la vistaʼ, y luego fortalecer la religiosidad, y no en aumentar la religiosidad con el fin de parar. Mi experiencia lo demuestra totalmente”

“Por favor, no me interpreten mal. No estoy diciendo que toda otra forma de enfrentar el tema esté equivocada, sólo comparto con ustedes lo que funcionó en mi caso. Aún cuando los ʽ12 Pasosʼ tienen base en la Torá, según mi experiencia el programa es un instrumento para la reparación de la salud mental, y no para fortalecer la religiosidad.”

“Pero como soy Judío, después de que comencé a recuperar la salud mental, y a abandonar en alguna medida tanto las conductas como los pensamientos compulsivos, pude empezar a crecer como tal, gracias a D'os, para ir convirtiéndome en el Judío que Hashem quiere que sea. Y los Pasos son la herramienta que utilizo para continuar en el mismo camino hoy, día a día.”

 

Comments (1)

  • שלום
    שלום
    03 Mayo 2012 at 18:57 |

    שלום
    קשה לי כאחד שרק מתחיל להאמין בנקיון של 14 שנה .
    כל הכבוד לך . בהרבה דברים אתה מזכיר לי את עצמי ומה שעובר עלי
    מקווה להיות בס"ד במקום דומה בעוד כמה שנים
    מכור נקי

Leave a comment

You are commenting as guest.

Cancelar Submitting comment...